Los sonidos binaurales son una herramienta muy eficaz que ayuda a aquietar los pensamientos, que no tiene efectos secundarios y que es muy sencilla de aplicar.

La técnica binaural se emplea con auriculares y se compone de  dos frecuencias puras, separadas por cada canal de audición (derecho e izquierdo), de manera que trabajando al unísono sobre los dos hemisferios del cerebro crean una tercera frecuencia “fantasma”  que resulta de la diferencia aritmética entre las dos frecuencias inducidas. Esto provoca que el cerebro trabaje a nivel superior creando un estado de consciencia que depende de la frecuencia resultante entre los dos sonidos puros.

Como sabemos, el cerebro trabaja en una  determinada frecuencia cuando se encuentra efectuando una actividad. Existen entonces diversos rangos de funcionamiento según la frecuencia de oscilación cerebral siendo los más característicos los llamados rangos alfa, beta, delta y theta. Estos estados del cerebro en cada rango se recogen en la llamada tabla de Lesh:

ONDAS BETHA: Originan un campo electromagnético con una frecuencia comprendida entre 13 y 30 Hz (vibraciones por segundo). Se registran cuando la persona se encuentra despierta y en plena actividad mental. Los sentidos se hallan volcados hacia el exterior, de manera que la irritación, inquietud y temores repentinos pueden acompañar este estado.

binaural_betha_240_260

ONDAS ALFA: Tienen una frecuencia de 8 –12 Hz y están asociadas con estados de relajación. Se registran especialmente en los momentos antes de dormirse. Sus efectos característicos son: relajación agradable, pensamientos tranquilos y despreocupados, optimismo y un sentimiento de integración de cuerpo y mente.

binaural_alfa_200_210

ONDAS THETA: Con una frecuencia de 4-7 hz., se producen durante el sueño (o en meditación profunda, entrenamiento autógeno, yoga…), mientras actúan las formaciones del subconsciente. Las características de este estado son: memoria plástica, mayor capacidad de aprendizaje, fantasía, imaginación e inspiración creativa.

binaural_theta_160_166

ONDAS DELTA: Con una frecuencia de 1-3 Hz, surgen principalmente en el sueño profundo y muy raras veces se pueden experimentar estando despierto. Sus estados psíquicos correspondientes son el dormir sin sueños, el trance y la hipnosis profunda. Las ondas delta resultan de gran importancia en los procesos curativos y en el fortalecimiento del sistema inmunitario.

binaural_delta_150_152

Como vemos, dependiendo del rango de las frecuencias binaurales se establece en el cerebro una reconexión a nivel neuronal llamado cálculo de señal audio-neurológica.

Los sonidos inducidos suelen ser de baja frecuencia y deben estar separados una cantidad determinada de hertzios, dependiendo del rango que queramos generar en el cerebro.

La práctica de la meditación se produce cuando el cerebro entra en el rango theta, luego podemos estimularlo, por ejemplo presentando dos frecuencias puras, una de 170 hertzios por un canal  y otra de 175 hertzios por el otro. La frecuencia resultante de oscilación cerebral seria de 5 Hertzios, es decir, estaría dentro de dicho rango.

La banda de frecuencias entre 150 y 170 hertzios resulta muy placentera y nada  desagradable al oído.

Cuando meditamos con sonidos binaurales en rango theta observamos que se debilita la resistencia que pone la mente para aquietarse de pensamientos. Por lo tanto es más fácil llegar a ese estado de meditación de no pensar.

En el rango delta se producen además efectos sanadores y curativos.

Hay toda una base científica que define los efectos curativos en el rango delta.